Ecos de la Feria Universitaria del Libro-Hidalgo: “Una historia de zozobra…”

2016-09-02_ful-pachuca-9
Presentación de “Una historia de zozobra y desconcierto” en la FUL-Pachuca. Dra. Elvira Hernández Carballido (Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo), Dra. Leticia Romero Chumacero (Universidad Autónoma de la Ciudad de México-Cuautepec) y Dra. Cecilia Colón Hernández (Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco).

 

2016-09-02_ful-pachuca-11
Doctoras Elvira Hernández Carballido, Leticia Romero Chumacero y Cecilia Colón Hernández, en la FUL-Pachuca

Generoso comentario sobre Una historia de zozobra y desconcierto, en la columna de la doctora Elvira Hernández Carballido, dentro de la revista electrónica Expediente Ultra:

“UNA HISTORIA DE ZOZOBRA Y DESCONCIERTO

Leticia Romero Chumacero hace un recorrido por la vida intelectual del México del siglo XIX y principios del XX para mostrarnos, demostrarnos y presumirnos que las mujeres mexicanas ya se dedicaban a la escritura, publicaban y se convertían en la primera profesionales de la literatura nacional.

Emilia Pardo Bazán, Laureana Wright, Isabel Prieto, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Esther Tapia y otras dramaturgas pese a todo a los obstáculos, contra toda discriminación e intentos de marginación, olvido y duda, se lanzaron inspiradas a escribir, a tomar las palabras y seguir bordando con ellas –para no dejar de cumplir con su papel de amas de casa-, parieron libros –para no dejar de cumplir con su papel de madres abnegadas- y se delataron a sí mismas –nada más para romper estereotipos y sorprender a la sociedad patriarcal de ese tiempo y de todos los tiempos.

En la historia de cada una, en cada libro que publicaron, en cada poema que escribieron y en cada historia que inventaron, puedo repetir con ellas, nuestros objetivos pecadores y transgresores que nos gusta cometer cada vez que decidimos escribir:

Descubrirnos en las princesas aztecas que desoladas vieron la destrucción de su cultura pero que guardaron sus historias para no olvidar nuestro origen de plumas, diosas quebrantadas, águilas y serpientes devoradas.

Pasear con las monjas de la época colonial para inventar esa palabra que mejor representa nuestras complicidades como es la sororidad.

Acompañar a las seductoras que lograban transformar a soldados del ejército español en insurgentes convencidos. Ser las benefactoras más solidarias que entregaban su herencia para apoyar a la causa rebelde. Esconder entre los vestidos la carta de estrategias militares que hacían ganar batallas. Dar tres taconazos delatores y provocar una independencia.

Redactar en el encabezado de una primera plana esa frase retadora que se convierte en la noticia del siglo XIX: Aquí estamos. Y desde ese instante el periodismo fue nuestra trinchera.

Asomarse al estribo de un tren revolucionario y extender la mirada a un futuro más justo.

Cortarse el cabello y ser una pelona rebelde que lucha decidida por su identidad elegida cuando México se bautizó como posrevolucionario.

Gracias Leticia Romero Chumacero por hacerlas visibles y delatar que la escritura es una profesión de mujeres. El libro lo presentamos el viernes 2 de septiembre a las 12 horas.”

Liga: http://expedienteultra.com/vientos-de-la-ful/